Skip to content
Jul 13 / Van

Verso distraido

He de dedicarte un verso distraido,
una tarde lluviosa o un día domingo.

Mientras no lo esperes,
llegará solito.

Nacerá viendo tu espalda,
sin saber de donde vino.

Nacerá al tomar tu mano,
o al mirarte de lejitos.

Escuchalo poco a poquito,
cómo cuando se escucha a un niño.

Guárdalo con mucho afecto.
Cuídalo, que es bendito.

Sabrás que lo dije yo porque será sincero.
Sabrás que lo dije yo porque te lo dire al ladito.

Y si mi verso te llega, y si mi verso es distraido.
Mírame a los ojos y yo te responderé muy lento:

Que recuerdes que te amo.
Que somos nubes de un mismo viento.

– Astronauta

Leave a Comment